El placer de tachar

Una de las formaciones que más provecho me han reportado la recibí, hará unos 8 años de eso, en Decathlon: “Gestión del tiempo”.

Dentro de dicha formación nos hablaron del placer de tachar. Planificar pequeñas tareas durante el día que pudieras ir tachando y avanzando hacia la siguiente. Hacerlo de esta manera genera una mayor recompensa y motiva a seguir con más energía durante el día que plantearte grandes tareas semanales, por ejemplo.

Lo mismo pasa con las metas de una empresa u organización. Obviamente, todos tenemos objetivos a medio y largo plazo, son los que podemos ver en el horizonte y guían nuestro camino. Sin embargo, necesitamos de pequeños logros que nos motiven durante el camino y nos den más fuerza y empuje para seguir avanzando hacia el horizonte, ya que de lo contrario el viaje podría hacerse muy largo.

En Animalvitae tenemos trazada la hoja de ruta. Sabemos de dónde partimos y a dónde nos dirigimos, sin embargo no vamos en “vuelo directo”; hemos planificado algunas escalas que nos permitan disfrutar del viaje. El pasado miércoles 25 “hicimos escala”, alcanzamos uno de los pequeños objetivos que nos habíamos planteado: lanzar nuestra web comercial en la que, además de poder registrarse para nuestra Beta, hay un video promocional, información de la aplicación, el equipo y la empresa, nuestro blog corporativo y una pequeña zona de prensa.

Ha sido una “escala” preciosa. Estamos muy contentos de haberla alcanzado y ya nos movemos hacia la siguiente, llenos de energía y esperanza gracias a las más de 600 visualizaciones del video y el crecimiento de cerca del 40% de usuarios pre-registrados y de fans en facebook en tan solo una semana.

¿Próxima parada? Os la cuento en otro post, que vamos de camino ;)

Hablamos…

Advertisements

El complejo mundo de las motivaciones

El miércoles pasado @ivanlogra y yo estuvimos en el evento de Iniciador Madrid. Fernando Moreno de ICSW dio una pequeña charla sobre su experiencia personal, la cual incluye un buen número de éxitos, pero también un gran fracaso hace unos años del cual ha sabido levantarse para cosechar aún más éxitos que antes. Fue una sesión muy interesante, lo cual ocasionó que la ronda de preguntas fuera casi tan larga como la charla.

ICSW tiene una metodología de trabajo absolutamente práctica. Tienen una idea (principalmente de venta en la web, ya sean relojes, cintas de hipnosis o casitas de muñecas), desarrollan una web muy sencilla y de bajo coste. Si vende, se invierten más recursos, si no vende se deja en stand by hasta que se les ocurra alguna cosa nueva.

De camino a la parada del bus Iván y yo coincidíamos en que esta metodología es evidentemente exitosa, pero la encontrábamos fría, falta de esa conexión emocional con el producto, el sector o el mercado. Percepción injusta y apresurada por nuestra parte. Esta mañana recordé que durante su “discurso” Fernando nos contó que de niño lo que más le gustaba era construir cosas con Lego; luego NO jugaba con ellas, su placer radicaba en construir, en crear algo…, así pues, sí que hay una conexión emocional, una motivación para darlo todo día tras día: Crear nuevos proyectos de éxito. Existen, obviamente, diferentes motivaciones a la hora de montar un negocio.  El escenario sobre el que se hacen películas es que te apasione el sector (pienso en @arrola y su reconocido coches.com),  luego está el caso de Fernando, quizás menos “Holliwoodesco”, porque cada día se te ocurren cosas diferentes de variedad de sectores y lo que más disfrutas en la vida es trabajar sobre tus ideas y verlas convertirse en realidad y, finalmente, una combinación de estas dos opciones.

Yo reconozco encontrarme en este último grupo. Me motiva muchísimo crear y levantar proyectos, sin embargo, después de más de un año de trabajo en animalvitae, emprendiendo en un sector con el que se genera una enorme conexión emocional (mascotas) noto la diferencia con otros sectores que no me generaban tanto engagement.

Y a ti, ¿qué te motiva?

Hablamos…

Fórmulas mágicas

Hace un par de semanas leí este post de Javier Martín y desde ese momento sabía que escribiría al respecto.

Javier elabora un decálogo de “pensamientos conductores al fracaso” y pese a estar de acuerdo con todos menos uno (que me reservaré como ejercicio de motivación personal), me quedo y comento el último:

Te la vas a pegar si piensas que tengo razón: que nadie te diga lo que tienes que hacer, que nadie marque tus límites…

De esta afirmación me gusta todo: la humildad de Javier quien siendo un líder de opinión del sector no se cree en posesión de la verdad, me gusta el alimento a mi espíritu rebelde (nadie me dice lo que tengo que hacer) y me encanta el efecto Buzz Lightyear -“Al infinito y más allá”-

Soy un firme creyente de que no hay fórmulas mágicas para NADA en esta vida. Lo que funciona en un momento no tiene por qué funcionar en otro, un presupuesto enorme para marketing y publicidad puede funcionar (o no), al igual que una campaña de bajo presupuesto; la presencia en las redes sociales es vital para las marcas modernas, sin embargo Apple no tiene cuenta en twitter…

¿Pasa sólo en los negocios? Diría que NO. Grecia ganó la Eurocopa de 2004 con una muralla defensiva, mientras que en el 2008 España comenzó a deslumbrar al mundo con su Tiki-taka. Hay amistades basadas en las conversaciones profundas y existenciales y otras en un par de cervezas, fútbol y trivialidades…

Así es la vida, sin elíxires secretos como el que le daba Panorámix a Astérix. Tus creencias, tus valores, tus decisiones. Para bien y para mal. Nada está bien de antemano. No hay certezas absolutas…

Imagen

Obviamente, mientras más te prepares, estudies el entorno, a los clientes, a los competidores, los canales de distribución, el tono de comunicación, tus KPI’s  y todo lo que te parezca relevante para tu negocio bajarás el nivel de incertidumbre; pero al final del día son tus decisiones y trabajo duro lo que te llevará al éxito con el que sueñas.

Pero, ¿quién soy yo para decirte que hacer? ¿NO?  ;)

Hablamos…