Positivismo selectivo

Así como hablamos de memoria selectiva para recordar sólo aquello que nos interesa, que nos gusta, que no nos hace sufrir…, pues así mismo parece que nos pasa con el positivismo.

Ayer nada más proclamarse el equipo español campeón de la Eurocopa todo era euforia, alegría, fiesta…, entrevistaban a gente por la calle y ya se sentían campeones del próximo mundial (Brasil 2014). En Telecinco entrevistan a un pletórico José Antonio Camacho y ¾ de lo mismo; su reflexión era que sólo falta por saber quién será el rival de España en la final de Brasil…

Es muy, pero que muy curioso, que durante toda la Eurocopa (sí, esa que acabamos de ganar y nos tiene tan felices y optimistas) tuvieran más fuerza las opiniones negativas que los halagos a esta generación inmortal de futbolistas. ¿Ganarán el mundial de Brasil? Imposible decirlo ahora, pero hoy mucha gente ESTÁ CONVENCIDA que sí… Esto es optimismo en su estado más puro.

Mi esposa me preguntó al terminar el partido ¿por qué no podemos ser igual de optimistas con cosas como la economía o el futuro de este país? Y yo comparto con ella la sensación de que se es extremadamente negativo analizando estos temas. Hay días que entre la prensa y el timeline de Twitter parece que el mundo está a punto de saltar en mil pedazos y perderse en un agujero negro que succionará cualquier resto de vida… Como decimos en Venezuela: “Ni tan calvo, ni con dos pelucas”…

  • ¿Vivimos una época convulsa? – Sí, pero nunca está más claro el cielo que después de la tormenta…
  • ¿Tenemos que comprometernos, implicarnos y CAMBIAR? – Sí. Yo estoy 100% dispuesto ¿tú?
  • ¿Tenemos un equipo de líderes en que confiar? – No (pues tendremos que elegir a otros ¿no?)
  • ¿Hemos tocado fondo? ¿Saldremos de ésta? – Me niego a contestar semejantes artilugios retóricos que no aportan nada a encontrar una solución a nuestros problemas.
  • Hoy me despido con un “collage” de algunas de las frases que llevo siempre en la cabeza y utilizo para mantenerme positivo y trabajando en pro de mis metas:

    Más confianza y menos miedo.

    Que las musas te encuentren trabajando.

    Semáforo rojo para los agoreros y “Dementors”.

    Somos lo que pensamos.

    A POR ELLOS OEEEE… XD

    Hablamos…

    Anuncios

    El poder de la palabra

    Esta mañana caminando hacia la estación del tren, un poco más despierto que dormido, me sorprendí pensando en un tema que solemos relacionar con lo místico; “el poder de la palabra”.
    Lo curioso, es que no pensaba en el concepto abstracto, sino en la necesidad de articular palabras para cosas como la magia. Sin importar si hablamos del mundo real o del literario, la palabra es tan potente, que no importa que te llames Lord Voldemort y que tengas la varita más poderosa de la historia; tienes que pronunciar “el hechizo”, no vale sólo con pensarlo…
    Ya sentado en el tren, siguiendo estos derroteros madrugadores, iba dándole forma a este post que hace días llevo en la cabeza. Un post lleno de palabras, todas ellas poderosas.
    Palabras que podría usar para quejarme de este mundo agitado, de esta crisis omnipresente, de políticos, sindicalistas y banqueros. Pero NO. El poder de mis palabras quiero usarlo para construir, para generar cosas positivas, pero, por encima de todas las cosas, QUIERO USARLAS.
    ¿Por qué esta frase final en mayúsculas?, sencillo, porque en animalvitae hemos hecho muchas cosas bien y otras no tanto, y no hablar de nuestro proyecto ha sido una de estas últimas. El miedo a que nos “robaran” la idea, nos copiaran el concepto o descubrieran nuestro nicho hizo que perdiéramos oportunidades muy valiosas. No creo que sea coincidencia que en cuanto hemos comenzado a hablar de nuestro proyecto nos han contactado de blogs, revistas y hasta marcas. Nos han dado consejos, ayudado a enfocar temas concretos, ofrecido colaboraciones y contactos…, en fin, que hemos utilizado nuestras poderosas palabras y, sin necesidad de una varita mágica, nuestro hechizo parece surtir efecto ;)
    Hablamos…