Positivismo selectivo

Así como hablamos de memoria selectiva para recordar sólo aquello que nos interesa, que nos gusta, que no nos hace sufrir…, pues así mismo parece que nos pasa con el positivismo.

Ayer nada más proclamarse el equipo español campeón de la Eurocopa todo era euforia, alegría, fiesta…, entrevistaban a gente por la calle y ya se sentían campeones del próximo mundial (Brasil 2014). En Telecinco entrevistan a un pletórico José Antonio Camacho y ¾ de lo mismo; su reflexión era que sólo falta por saber quién será el rival de España en la final de Brasil…

Es muy, pero que muy curioso, que durante toda la Eurocopa (sí, esa que acabamos de ganar y nos tiene tan felices y optimistas) tuvieran más fuerza las opiniones negativas que los halagos a esta generación inmortal de futbolistas. ¿Ganarán el mundial de Brasil? Imposible decirlo ahora, pero hoy mucha gente ESTÁ CONVENCIDA que sí… Esto es optimismo en su estado más puro.

Mi esposa me preguntó al terminar el partido ¿por qué no podemos ser igual de optimistas con cosas como la economía o el futuro de este país? Y yo comparto con ella la sensación de que se es extremadamente negativo analizando estos temas. Hay días que entre la prensa y el timeline de Twitter parece que el mundo está a punto de saltar en mil pedazos y perderse en un agujero negro que succionará cualquier resto de vida… Como decimos en Venezuela: “Ni tan calvo, ni con dos pelucas”…

  • ¿Vivimos una época convulsa? – Sí, pero nunca está más claro el cielo que después de la tormenta…
  • ¿Tenemos que comprometernos, implicarnos y CAMBIAR? – Sí. Yo estoy 100% dispuesto ¿tú?
  • ¿Tenemos un equipo de líderes en que confiar? – No (pues tendremos que elegir a otros ¿no?)
  • ¿Hemos tocado fondo? ¿Saldremos de ésta? – Me niego a contestar semejantes artilugios retóricos que no aportan nada a encontrar una solución a nuestros problemas.
  • Hoy me despido con un “collage” de algunas de las frases que llevo siempre en la cabeza y utilizo para mantenerme positivo y trabajando en pro de mis metas:

    Más confianza y menos miedo.

    Que las musas te encuentren trabajando.

    Semáforo rojo para los agoreros y “Dementors”.

    Somos lo que pensamos.

    A POR ELLOS OEEEE… XD

    Hablamos…

    Anuncios

    El complejo mundo de las motivaciones

    El miércoles pasado @ivanlogra y yo estuvimos en el evento de Iniciador Madrid. Fernando Moreno de ICSW dio una pequeña charla sobre su experiencia personal, la cual incluye un buen número de éxitos, pero también un gran fracaso hace unos años del cual ha sabido levantarse para cosechar aún más éxitos que antes. Fue una sesión muy interesante, lo cual ocasionó que la ronda de preguntas fuera casi tan larga como la charla.

    ICSW tiene una metodología de trabajo absolutamente práctica. Tienen una idea (principalmente de venta en la web, ya sean relojes, cintas de hipnosis o casitas de muñecas), desarrollan una web muy sencilla y de bajo coste. Si vende, se invierten más recursos, si no vende se deja en stand by hasta que se les ocurra alguna cosa nueva.

    De camino a la parada del bus Iván y yo coincidíamos en que esta metodología es evidentemente exitosa, pero la encontrábamos fría, falta de esa conexión emocional con el producto, el sector o el mercado. Percepción injusta y apresurada por nuestra parte. Esta mañana recordé que durante su “discurso” Fernando nos contó que de niño lo que más le gustaba era construir cosas con Lego; luego NO jugaba con ellas, su placer radicaba en construir, en crear algo…, así pues, sí que hay una conexión emocional, una motivación para darlo todo día tras día: Crear nuevos proyectos de éxito. Existen, obviamente, diferentes motivaciones a la hora de montar un negocio.  El escenario sobre el que se hacen películas es que te apasione el sector (pienso en @arrola y su reconocido coches.com),  luego está el caso de Fernando, quizás menos “Holliwoodesco”, porque cada día se te ocurren cosas diferentes de variedad de sectores y lo que más disfrutas en la vida es trabajar sobre tus ideas y verlas convertirse en realidad y, finalmente, una combinación de estas dos opciones.

    Yo reconozco encontrarme en este último grupo. Me motiva muchísimo crear y levantar proyectos, sin embargo, después de más de un año de trabajo en animalvitae, emprendiendo en un sector con el que se genera una enorme conexión emocional (mascotas) noto la diferencia con otros sectores que no me generaban tanto engagement.

    Y a ti, ¿qué te motiva?

    Hablamos…