Feliz 2015

Se nos va este 2014 (le quedan poco más de 36 horas – depende de cuánto tarde escribiendo ésto XD -)…

Cambiar de año es como cerrar un ejercicio fiscal, hay que tirar la vista 365 días atrás y ver qué tal ha ido. Habrá cosas que hemos hecho bien, otras que hemos hecho mal y alguna que otra (esperemos no sean muchas) que no hemos hecho… Estas últimas, muchas veces, se convierten en objetivos para el próximo ejercicio o el próximo año, al menos en mi caso.

Oigo a mucha gente quejarse de este año (seguro que sus razones tienen), pero yo no puedo estar sino agradecido con este agonizante 2014, ya que ha significado la llegada de Oriol a nuestra familia, ver a su hermano Martín convertirse en un niño feliz, conversador y cariñoso, además de un nuevo año de grandes vivencias y retos superados al lado de Ester.

No conforme con ésto, he tenido la suerte de trabajar codo a codo con gente fantástica tanto en lo profesional como en lo humano, y con nuestro esfuerzo conjunto hemos sido de ayuda para un gran número de emprendedores y startups que bregan cada día por salir adelante.

Y ya la “guinda del pastel” (en un tono más distendido) la pone este Real Madrid que, pese a no ganar la liga, se hace con su 10ª Champions, su 19ª Copa del Rey y está jugando de fábula ;-)

En resumen, GRACIAS 2014 por lo que me ha tocado y, desde ya, MUCHAS GRACIAS 2015 porque sé que este año que llegará en unas pocas horas va a seguir la línea de su predecesor y va a ser ESPECTACULAR!!!

feliz-2015

 

 

 

 

Feliz año a todos y, ya saben,

Hablamos…

Positivismo selectivo

Así como hablamos de memoria selectiva para recordar sólo aquello que nos interesa, que nos gusta, que no nos hace sufrir…, pues así mismo parece que nos pasa con el positivismo.

Ayer nada más proclamarse el equipo español campeón de la Eurocopa todo era euforia, alegría, fiesta…, entrevistaban a gente por la calle y ya se sentían campeones del próximo mundial (Brasil 2014). En Telecinco entrevistan a un pletórico José Antonio Camacho y ¾ de lo mismo; su reflexión era que sólo falta por saber quién será el rival de España en la final de Brasil…

Es muy, pero que muy curioso, que durante toda la Eurocopa (sí, esa que acabamos de ganar y nos tiene tan felices y optimistas) tuvieran más fuerza las opiniones negativas que los halagos a esta generación inmortal de futbolistas. ¿Ganarán el mundial de Brasil? Imposible decirlo ahora, pero hoy mucha gente ESTÁ CONVENCIDA que sí… Esto es optimismo en su estado más puro.

Mi esposa me preguntó al terminar el partido ¿por qué no podemos ser igual de optimistas con cosas como la economía o el futuro de este país? Y yo comparto con ella la sensación de que se es extremadamente negativo analizando estos temas. Hay días que entre la prensa y el timeline de Twitter parece que el mundo está a punto de saltar en mil pedazos y perderse en un agujero negro que succionará cualquier resto de vida… Como decimos en Venezuela: “Ni tan calvo, ni con dos pelucas”…

  • ¿Vivimos una época convulsa? – Sí, pero nunca está más claro el cielo que después de la tormenta…
  • ¿Tenemos que comprometernos, implicarnos y CAMBIAR? – Sí. Yo estoy 100% dispuesto ¿tú?
  • ¿Tenemos un equipo de líderes en que confiar? – No (pues tendremos que elegir a otros ¿no?)
  • ¿Hemos tocado fondo? ¿Saldremos de ésta? – Me niego a contestar semejantes artilugios retóricos que no aportan nada a encontrar una solución a nuestros problemas.
  • Hoy me despido con un “collage” de algunas de las frases que llevo siempre en la cabeza y utilizo para mantenerme positivo y trabajando en pro de mis metas:

    Más confianza y menos miedo.

    Que las musas te encuentren trabajando.

    Semáforo rojo para los agoreros y “Dementors”.

    Somos lo que pensamos.

    A POR ELLOS OEEEE… XD

    Hablamos…

    Fórmulas mágicas

    Hace un par de semanas leí este post de Javier Martín y desde ese momento sabía que escribiría al respecto.

    Javier elabora un decálogo de “pensamientos conductores al fracaso” y pese a estar de acuerdo con todos menos uno (que me reservaré como ejercicio de motivación personal), me quedo y comento el último:

    Te la vas a pegar si piensas que tengo razón: que nadie te diga lo que tienes que hacer, que nadie marque tus límites…

    De esta afirmación me gusta todo: la humildad de Javier quien siendo un líder de opinión del sector no se cree en posesión de la verdad, me gusta el alimento a mi espíritu rebelde (nadie me dice lo que tengo que hacer) y me encanta el efecto Buzz Lightyear -“Al infinito y más allá”-

    Soy un firme creyente de que no hay fórmulas mágicas para NADA en esta vida. Lo que funciona en un momento no tiene por qué funcionar en otro, un presupuesto enorme para marketing y publicidad puede funcionar (o no), al igual que una campaña de bajo presupuesto; la presencia en las redes sociales es vital para las marcas modernas, sin embargo Apple no tiene cuenta en twitter…

    ¿Pasa sólo en los negocios? Diría que NO. Grecia ganó la Eurocopa de 2004 con una muralla defensiva, mientras que en el 2008 España comenzó a deslumbrar al mundo con su Tiki-taka. Hay amistades basadas en las conversaciones profundas y existenciales y otras en un par de cervezas, fútbol y trivialidades…

    Así es la vida, sin elíxires secretos como el que le daba Panorámix a Astérix. Tus creencias, tus valores, tus decisiones. Para bien y para mal. Nada está bien de antemano. No hay certezas absolutas…

    Imagen

    Obviamente, mientras más te prepares, estudies el entorno, a los clientes, a los competidores, los canales de distribución, el tono de comunicación, tus KPI’s  y todo lo que te parezca relevante para tu negocio bajarás el nivel de incertidumbre; pero al final del día son tus decisiones y trabajo duro lo que te llevará al éxito con el que sueñas.

    Pero, ¿quién soy yo para decirte que hacer? ¿NO?  ;)

    Hablamos…