El poder de la palabra

Esta mañana caminando hacia la estación del tren, un poco más despierto que dormido, me sorprendí pensando en un tema que solemos relacionar con lo místico; “el poder de la palabra”.
Lo curioso, es que no pensaba en el concepto abstracto, sino en la necesidad de articular palabras para cosas como la magia. Sin importar si hablamos del mundo real o del literario, la palabra es tan potente, que no importa que te llames Lord Voldemort y que tengas la varita más poderosa de la historia; tienes que pronunciar “el hechizo”, no vale sólo con pensarlo…
Ya sentado en el tren, siguiendo estos derroteros madrugadores, iba dándole forma a este post que hace días llevo en la cabeza. Un post lleno de palabras, todas ellas poderosas.
Palabras que podría usar para quejarme de este mundo agitado, de esta crisis omnipresente, de políticos, sindicalistas y banqueros. Pero NO. El poder de mis palabras quiero usarlo para construir, para generar cosas positivas, pero, por encima de todas las cosas, QUIERO USARLAS.
¿Por qué esta frase final en mayúsculas?, sencillo, porque en animalvitae hemos hecho muchas cosas bien y otras no tanto, y no hablar de nuestro proyecto ha sido una de estas últimas. El miedo a que nos “robaran” la idea, nos copiaran el concepto o descubrieran nuestro nicho hizo que perdiéramos oportunidades muy valiosas. No creo que sea coincidencia que en cuanto hemos comenzado a hablar de nuestro proyecto nos han contactado de blogs, revistas y hasta marcas. Nos han dado consejos, ayudado a enfocar temas concretos, ofrecido colaboraciones y contactos…, en fin, que hemos utilizado nuestras poderosas palabras y, sin necesidad de una varita mágica, nuestro hechizo parece surtir efecto ;)
Hablamos…

Advertisements

¿Urgente o importante?

El mundo de hoy se mueve a una velocidad de vértigo. Cada día tenemos montones de tareas que terminar, varias metas que alcanzar, infinidad de mails que contestar y otros tantos que escribir. En fin, dedicamos la mayoría de nuestro tiempo y esfuerzos a tareas urgentes que, en un elevado porcentaje, responden a la operación diaria de nuestras empresas o proyectos.

No es mi intención sentar cátedra, sin embargo, estoy bastante seguro de que muchas de estas tareas urgentes surgen de la “inercia” de la operación y aportan muy poco valor (por no decir ninguno) a nuestros productos o servicios. ¿Son necesarias?, sí. Hay que hacerlas y bien, pero muy probablemente no harán la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Es por esto que cada cierto tiempo es muy recomendable tomarse el tiempo de respirar, pensar, conversar, buscar dentro de uno mismo y de la organización y, finalmente, tomar decisiones importantes. Decisiones que respondan a nuestra misión y nos dirijan hacia nuestra visión apoyados en nuestros valores…

De hecho, trabajar en profundidad para desarrollar y, posteriormente, ser fiel a una filosofía corporativa coherente y sólida, es un claro indicador de que la persona, el equipo y la empresa no se quedan en lo urgente, sino que se dedican a lo importante.

Hablamos…

El placer de tachar

Una de las formaciones que más provecho me han reportado la recibí, hará unos 8 años de eso, en Decathlon: “Gestión del tiempo”.

Dentro de dicha formación nos hablaron del placer de tachar. Planificar pequeñas tareas durante el día que pudieras ir tachando y avanzando hacia la siguiente. Hacerlo de esta manera genera una mayor recompensa y motiva a seguir con más energía durante el día que plantearte grandes tareas semanales, por ejemplo.

Lo mismo pasa con las metas de una empresa u organización. Obviamente, todos tenemos objetivos a medio y largo plazo, son los que podemos ver en el horizonte y guían nuestro camino. Sin embargo, necesitamos de pequeños logros que nos motiven durante el camino y nos den más fuerza y empuje para seguir avanzando hacia el horizonte, ya que de lo contrario el viaje podría hacerse muy largo.

En Animalvitae tenemos trazada la hoja de ruta. Sabemos de dónde partimos y a dónde nos dirigimos, sin embargo no vamos en “vuelo directo”; hemos planificado algunas escalas que nos permitan disfrutar del viaje. El pasado miércoles 25 “hicimos escala”, alcanzamos uno de los pequeños objetivos que nos habíamos planteado: lanzar nuestra web comercial en la que, además de poder registrarse para nuestra Beta, hay un video promocional, información de la aplicación, el equipo y la empresa, nuestro blog corporativo y una pequeña zona de prensa.

Ha sido una “escala” preciosa. Estamos muy contentos de haberla alcanzado y ya nos movemos hacia la siguiente, llenos de energía y esperanza gracias a las más de 600 visualizaciones del video y el crecimiento de cerca del 40% de usuarios pre-registrados y de fans en facebook en tan solo una semana.

¿Próxima parada? Os la cuento en otro post, que vamos de camino ;)

Hablamos…

El complejo mundo de las motivaciones

El miércoles pasado @ivanlogra y yo estuvimos en el evento de Iniciador Madrid. Fernando Moreno de ICSW dio una pequeña charla sobre su experiencia personal, la cual incluye un buen número de éxitos, pero también un gran fracaso hace unos años del cual ha sabido levantarse para cosechar aún más éxitos que antes. Fue una sesión muy interesante, lo cual ocasionó que la ronda de preguntas fuera casi tan larga como la charla.

ICSW tiene una metodología de trabajo absolutamente práctica. Tienen una idea (principalmente de venta en la web, ya sean relojes, cintas de hipnosis o casitas de muñecas), desarrollan una web muy sencilla y de bajo coste. Si vende, se invierten más recursos, si no vende se deja en stand by hasta que se les ocurra alguna cosa nueva.

De camino a la parada del bus Iván y yo coincidíamos en que esta metodología es evidentemente exitosa, pero la encontrábamos fría, falta de esa conexión emocional con el producto, el sector o el mercado. Percepción injusta y apresurada por nuestra parte. Esta mañana recordé que durante su “discurso” Fernando nos contó que de niño lo que más le gustaba era construir cosas con Lego; luego NO jugaba con ellas, su placer radicaba en construir, en crear algo…, así pues, sí que hay una conexión emocional, una motivación para darlo todo día tras día: Crear nuevos proyectos de éxito. Existen, obviamente, diferentes motivaciones a la hora de montar un negocio.  El escenario sobre el que se hacen películas es que te apasione el sector (pienso en @arrola y su reconocido coches.com),  luego está el caso de Fernando, quizás menos “Holliwoodesco”, porque cada día se te ocurren cosas diferentes de variedad de sectores y lo que más disfrutas en la vida es trabajar sobre tus ideas y verlas convertirse en realidad y, finalmente, una combinación de estas dos opciones.

Yo reconozco encontrarme en este último grupo. Me motiva muchísimo crear y levantar proyectos, sin embargo, después de más de un año de trabajo en animalvitae, emprendiendo en un sector con el que se genera una enorme conexión emocional (mascotas) noto la diferencia con otros sectores que no me generaban tanto engagement.

Y a ti, ¿qué te motiva?

Hablamos…