INTRAEMPRENDIMIENTO: un modelo Darwinista del siglo XXI

Publicado originalmente en el Blog de Cink Emprende

 

Un intraemprendedor es, básicamente, un emprendedor que trabaja para desarrollar proyectos específicos para una empresa. Son personas que, estando empleadas de un modo u otro por una empresa, se comportan como lo hacen los emprendedores que están fuera del circuito de las grandes compañías. Para que estos potenciales intraemprendedores abandonen el camino marcado por el ‘core’ de negocio de quien les paga y dejen salir al empleado o empleada proactivo que llevan dentro es necesario, no solo que tengan la actitud y la aptitud para ello, sino que cuenten con un entorno que favorezca ese desarrollo.

Businessman with binoculars spying on competitors.
¿Qué pasa ahí fuera?

Desde hace años, referentes empresariales del mundo no solo permiten, sino que fomentan que sus profesionales destinen parte de su jornada laboral a poner en pie sus propios proyectos,abriendo asíuna vía para la creatividad y poniendo además los cimientos de una mayor motivación y compromiso del equipo humano.

Es gracias a “side projects” de grandes empresas como Google, 3M, Sony o Gore-Tex que hoy existen productos y servicios -muy exitosos, dicho sea de paso- que utilizamos en nuestro día a día como Gmail, Post-its, PlayStation o Elixir (las mejores cuerdas para guitarras acústicas del mundo).

Estas grandes empresas, por una parte,  han asumido que su “estructura básica” está obligada a operar de manera productiva y generar beneficios para sus accionistas, lo cual limita la capacidad de arriesgarse en proyectos de innovación y, por otra, que su capital humano es mucho más creativo en un ambiente con menos restricciones y burocracia. Así pues, proveen a sus intraemprendedores con los medios que necesitan para “inventar cosas” y experimentar en sus áreas de interés (que no siempre están 100% alineadas con la actividad de la empresa), de hecho, Sony estuvo a punto de despedir a Ken Kutaragui cuando descubrió que trabajaba en una consola de videojuegos.

La creatividad y, en consecuencia, la innovación requieren de fuentes de inspiración. Así que tiene muchísima lógica dejar que personas con inquietudes, se asomen a las ventanas de sus despachos a “curiosear” qué sucede fuera de la organización y se interesen por nuevas tecnologías o usos alternativos de las mismas, mejores prácticas de otras empresas, tendencias emergentes, nuevos mercados, etc.

En 1859 Charles Darwin publicaba El origen de las especies y lanzaba al mundo la premisa de que hay que evolucionar para mantenerse con vida. En su caso se refería especies animales y vegetales y cómo las que se adaptaban mejor a los cambios del entorno sobrevivían en el tiempo. Hoy, 156 años después, es perfectamente aplicable al entorno empresarial. Vivimos en un mundo que cambia a un ritmo vertiginoso y la única manera de prosperar en él es evolucionar a su mismo ritmo. En este sentido, empoderar a los intraemprendedores para que le sumen al core business de sus organizaciones nuevos procesos, productos y servicios promete ser una receta de éxito para quienes se atrevan a imaginarse el futuro.

Hablamos…

Anuncios

¿Sin petróleo seríamos algo parecido a Haití?

Llevo días con la idea de este post en mi cabeza y a medida que voy leyendo cosas, escuchando opiniones y viendo videos sobre lo que ha pasado y está pasando en Venezuela, más me convenzo de lo mal que lo han hecho TODOS los gobernantes que hemos tenido.

OJO, es evidente que algunos han sido menos malos, pero eso es poco consuelo cuando entiendes (y aceptas) que los últimos 15 años son consecuencia de los 40 anteriores.

Llevo días recopilando datos para poder sustentar mis ideas y no “opinar de gratis”, pese a que siempre hay un notable grado de subjetividad cuando se opina sobre cualquier tema o dato concreto, (56% de inflación, por ejemplo) puede ser muy negativo para un “opinador A” y el camino a seguir para estabilizar la economía del país para un “opinador B”. Dicho esto, les cuento lo que me da vueltas en la cabeza: Petróleo… héroe y villano de varias historias, entre ellas la nuestra.

No me voy a extender comentando que cuesta conseguir datos “consistentes”, así que me he quedado con los que da la Wikipedia, por nada en particular, no responde a rigor científico alguno, es sólo que son los que cualquiera puede ir a buscar con facilidad.

Según el FMI, el PIB (Producto Interno Bruto) de Venezuela en 2012 fue de 337.979 millones de US$ (33 en el mundo), sin embargo, según la CIA (insisto, elegí los datos que da la Wikipedia para bien y para mal), nuestro país era el noveno mayor exportador de petróleo del mundo en base a estimaciones de 2010.

Veamos quién exporta más petróleo y en qué posición está en el ranking de PIB:

1-      Arabia Saudita: PIB 657.049 MM US$ (posición 19)

2-      Rusia: PIB 1.953.555 MM US$ (posición 9)

3-      Irak: PIB 130.574 MM US$ (posición 57)

4-      Irán: PIB 483.780 MM US$ (posición 23)

5-      Nigeria: PIB 272.550 MM US$ (posición 36)

6-      Emiratos Árabes: PIB 361.912 MM US$ (posición 32)

7-      Noruega: PIB 499.827 MM US$ (posición  22)

8-      Angola: PIB 114.833 MM US$ (posición 60)

OK…, hasta acá no vamos tan mal ¿no?, tenemos un PIB mayor que tres de los países que producen más petróleo que nosotros (Irak, Nigeria y Angola). Podríamos ponernos a argumentar sobre diversidad de temas políticos, sociales y económicos de estas naciones, pero no quiero adentrarme en esas aguas turbulentas.

Llegado a este punto me pregunto sobre el mega tópico de que si nos dieran el dinero a cada habitante tendríamos un dineral y no pasaríamos penuria alguna, así que me fui a consultar la renta per cápita de los países del mundo y, tomando los datos estimados para 2014 por el FMI, ¡OH sorpresa!, allí caemos hasta la posición 70 de la lista; sin embargo, esta es una lista muy particular, encabezada por países muy pequeños (Catar, Luxemburgo, Singapur, Brunei y Noruega son el “TOP FIVE”…, por cierto, Catar y Brunei también son países petroleros). Aún así, vale la pena saber que si toda la riqueza producida en Venezuela se repartiera entre los venezolanos, en 2014 nos tocarían a cada uno  13.633 US$ (dejen de echar cálculos de dólar paralelo porque les va a dar un síncope). Y así, como por si les pica la curiosidad y no quieren irse a la Wikipedia  a buscarlo (elijo de entre los primeros de la lista y luego busco de Latinoamérica quiénes “reciben” más que nosotros, novenos exportadores de petróleo del mundo), a cada gringo le tocarían 54.609 US$, a cada canadiense 44.377 US$, a cada alemán 40.756 US$, a cada español 30.740 US$, a cada chileno 20.313 US$, a cada argentino 19.189 US$, a cada panameño 16.993 US$, a cada uruguayo 16.728 US$, a cada mejicano 15.931 US$ y ya luego venimos nosotros que le ganaríamos a los brasileños, por ejemplo, a quienes sólo les tocarían 12.340 US$.

Estos pocos datos no dan para un análisis económico riguroso, pero a mí me dejan bastante claro que lo que ha debido ser arma fundamental sobre la que sustentar nuestro desarrollo se ha convertido en esa mano delante de la cara (bien bonita, eso sí) que nos ha entorpecido la visión hacia el futuro.

¿Cuántas veces hemos oído hablar de aquella famosa frase de “sembrar el petróleo”? ¿A cuántos políticos, de cualquier partido, ideología, astrología o patología, les hemos soportado sus campañas contándonos las maravillas que iban a hacer con el dinero proveniente de la renta petrolera?

Yo no sé casi nada de política y relativamente poco de economía, pero de empresas, marcas y productos domino un poco más y Venezuela es comparable a un Microsoft que ante el éxito del MS-DOS no hubiera desarrollado nuevos productos, o un Disney que sólo hubiera producido Blanca Nieves y los 7 enanitos, o un Mc Donalds que sólo vendiera Big Macs, o una Coca-Cola que no hubiera invertido en desarrollar nuevas bebidas, o un Empresas Polar que sólo hiciera la polarcita de toda la vida, o un Apple que se hubiera contentado con vender sólo el Apple I…

O un Estados Unidos o Alemania que sólo fabricaran carros y camiones, o una Francia que sólo vendiera queso y vinos, un Reino Unido que sólo vendiera whisky y té… Supongo que nos vamos entendiendo ¿no?.

No me atrevo a decir que sin petróleo nos iría mejor. Sería irresponsable de mi parte y un ejercicio más de adivinación que de otra cosa…

Tampoco me atrevo a decir que sin petróleo seríamos algo parecido a Haití. No tengo prueba alguna sobre la que asentar esa afirmación…

Lo que sí me atrevo a decir es que la gestión que hemos hecho del petróleo desde 1974 hasta la fecha ha sido “deficiente” (debería decir MALA, pero vamos a intentar darle a esto un aire más positivo). Que no hemos sabido construir riqueza, prosperidad y futuro contando con el mejor producto que se puede tener. Que estamos a punto de “quebrar un negocio” con el que otros sí que se están enriqueciendo… Y, para mí lo más grave de todo, que cada día está más cerca la hora en la que el mundo no se mueva quemando petróleo… Y, disculpen mi pesimismo, pero si no fuimos capaces de engordar y reproducir nuestras vacas gordas, tengo serias dudas de que podamos sobrevivir a las flacas…

Hablamos…

¡Te pido perdón VENEZUELA!

Te pido perdón Venezuela…, no por haberte agredido, ni por haberte mentido, ni por haberme olvidado de ti, ni por haber incumplido mis deberes ciudadanos, ni por haberme ido a vivir al exterior, ni por haber hablado mal de ti en la distancia…

Te pido perdón Venezuela por estar desbordado de tristeza (la rabia termina desapareciendo) por lo que estás viviendo… por lo que están viviendo todos los que aún hacen su vida en tu hermoso suelo… Te pido perdón por “estar desconectado” y casi que escondiéndome para no ver las fotos de esos chamos que se están inmolando por ti, por mi y por nuestros hijos… Te pido perdón por no tener la entereza de escuchar con ecuanimidad a los de un lado y a los del otro…

Pero, sobre todo, te pido perdón Venezuela por haber perdido la fe… Te pido perdón por creer que la suerte está echada y que hay padres llorando a unos hijos que se han sacrificado en vano, por no creer en la voluntad de ninguno de los dos “bandos” de ponerse de acuerdo con el otro, por no tener ningún tipo de confianza en tantas cosas vitales como cicatrizar las profundas heridas sociales que hay en el país, recuperar una economía absolutamente destrozada e hipotecada o que no haya en mi país 5 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo.  He nombrado éstas por hacer tres grandes generalizaciones que se podrían ir ramificando en pequeñas situaciones cotidianas como volver a hablarle a los chavistas de la familia, conseguir harina pan o no sufrir porque mi esposa no ha llegado a casa y está oscureciendo…

Y es muy duro haber perdido la fe, Venezuela… Muy duro… Escribo lidiando con la acidez, las ganas de llorar y el deseo de mandar todo a la mierda, montarme en un avión y unir mi pecho a los millones de blancos a los que apuntan las balas que, desgraciadamente, sobran en tus calles…

Así que te vuelvo a pedir perdón… Ya no sé ni por qué… Porque no se me ocurre nada mejor que hacer o decir… Porque así trato de acallar mi sentimiento de culpa… Porque pedirte perdón a ti es pedírmelo a mí mismo, a mi hijo, a mi familia, a mis amigos, a mis profesores, a todos y cada uno de los venezolanos que sí creen en un país “mejor”, “diferente”, “nuevo”…, cada uno tendrá su adjetivo favorito…

Te pido perdón Venezuela…, una y mil veces…, porque nos disculpamos con quienes son importantes en nuestra vida… Te pido perdón desde el amor que te tengo…, desde el agradecimiento por lo que me has dado y el hombre en el que me he convertido gracias, entre otras cosas, a ti y a los tuyos…

Te pido perdón Venezuela…, eso sí, sin dejar de amarte, extrañarte y deseando con todo mi corazón estar equivocado…

Positivismo selectivo

Así como hablamos de memoria selectiva para recordar sólo aquello que nos interesa, que nos gusta, que no nos hace sufrir…, pues así mismo parece que nos pasa con el positivismo.

Ayer nada más proclamarse el equipo español campeón de la Eurocopa todo era euforia, alegría, fiesta…, entrevistaban a gente por la calle y ya se sentían campeones del próximo mundial (Brasil 2014). En Telecinco entrevistan a un pletórico José Antonio Camacho y ¾ de lo mismo; su reflexión era que sólo falta por saber quién será el rival de España en la final de Brasil…

Es muy, pero que muy curioso, que durante toda la Eurocopa (sí, esa que acabamos de ganar y nos tiene tan felices y optimistas) tuvieran más fuerza las opiniones negativas que los halagos a esta generación inmortal de futbolistas. ¿Ganarán el mundial de Brasil? Imposible decirlo ahora, pero hoy mucha gente ESTÁ CONVENCIDA que sí… Esto es optimismo en su estado más puro.

Mi esposa me preguntó al terminar el partido ¿por qué no podemos ser igual de optimistas con cosas como la economía o el futuro de este país? Y yo comparto con ella la sensación de que se es extremadamente negativo analizando estos temas. Hay días que entre la prensa y el timeline de Twitter parece que el mundo está a punto de saltar en mil pedazos y perderse en un agujero negro que succionará cualquier resto de vida… Como decimos en Venezuela: “Ni tan calvo, ni con dos pelucas”…

  • ¿Vivimos una época convulsa? – Sí, pero nunca está más claro el cielo que después de la tormenta…
  • ¿Tenemos que comprometernos, implicarnos y CAMBIAR? – Sí. Yo estoy 100% dispuesto ¿tú?
  • ¿Tenemos un equipo de líderes en que confiar? – No (pues tendremos que elegir a otros ¿no?)
  • ¿Hemos tocado fondo? ¿Saldremos de ésta? – Me niego a contestar semejantes artilugios retóricos que no aportan nada a encontrar una solución a nuestros problemas.
  • Hoy me despido con un “collage” de algunas de las frases que llevo siempre en la cabeza y utilizo para mantenerme positivo y trabajando en pro de mis metas:

    Más confianza y menos miedo.

    Que las musas te encuentren trabajando.

    Semáforo rojo para los agoreros y “Dementors”.

    Somos lo que pensamos.

    A POR ELLOS OEEEE… XD

    Hablamos…

    El placer de tachar

    Una de las formaciones que más provecho me han reportado la recibí, hará unos 8 años de eso, en Decathlon: “Gestión del tiempo”.

    Dentro de dicha formación nos hablaron del placer de tachar. Planificar pequeñas tareas durante el día que pudieras ir tachando y avanzando hacia la siguiente. Hacerlo de esta manera genera una mayor recompensa y motiva a seguir con más energía durante el día que plantearte grandes tareas semanales, por ejemplo.

    Lo mismo pasa con las metas de una empresa u organización. Obviamente, todos tenemos objetivos a medio y largo plazo, son los que podemos ver en el horizonte y guían nuestro camino. Sin embargo, necesitamos de pequeños logros que nos motiven durante el camino y nos den más fuerza y empuje para seguir avanzando hacia el horizonte, ya que de lo contrario el viaje podría hacerse muy largo.

    En Animalvitae tenemos trazada la hoja de ruta. Sabemos de dónde partimos y a dónde nos dirigimos, sin embargo no vamos en “vuelo directo”; hemos planificado algunas escalas que nos permitan disfrutar del viaje. El pasado miércoles 25 “hicimos escala”, alcanzamos uno de los pequeños objetivos que nos habíamos planteado: lanzar nuestra web comercial en la que, además de poder registrarse para nuestra Beta, hay un video promocional, información de la aplicación, el equipo y la empresa, nuestro blog corporativo y una pequeña zona de prensa.

    Ha sido una “escala” preciosa. Estamos muy contentos de haberla alcanzado y ya nos movemos hacia la siguiente, llenos de energía y esperanza gracias a las más de 600 visualizaciones del video y el crecimiento de cerca del 40% de usuarios pre-registrados y de fans en facebook en tan solo una semana.

    ¿Próxima parada? Os la cuento en otro post, que vamos de camino ;)

    Hablamos…

    Mil millones por Instagram ¿facebook ataca o se defiende?

    Esta semana ha sido una locura de trabajo en animalvitae, así que “reciclo” este post que escribí para todostartups y que tuvieron a bien publicar este martes. Espero que os guste…

    La compra de Instagram por parte de facebook levantó un considerable revuelo la semana pasada. Mucho se ha hablado (en tan sólo una semana) del monto de esta operación, nada menos que MIL MILLONES de dólares (unos 760 millones de euros).

    Pensando en la historia reciente de facebook, especialmente su salida a bolsa (no exenta de polémica), he comenzado a preguntarme si esta compra ha sido una acción ofensiva o defensiva. Me explico: desde el lanzamiento de Google+ los altos directivos de facebook no duermen tranquilos al ver la tasa de crecimiento “astronómica” de esta nueva red social.

    No voy a entrar en el nivel de actividad de ambas redes, ya que está bastante claro que  facebook tiene y mantendrá (al menos en el corto plazo) un nivel de engagement  muy superior al de Google+, así pues, nos encontramos en un escenario en el que facebook ha de gestionar una posición de líder del mercado y ser quien marca la tendencia. Ya verán sus competidores más cercanos si la siguen o eligen otra ruta.

    Lo que sí parece bastante evidente es que facebook plantea una “batalla visual”. El nivel de integración con YouTube que puede alcanzar Google+ es incalculable, por lo que el territorio video lo tienen más que controlado, así que Mark Zuckerberg y su gente han hecho su apuesta: FOTOS…, pronto nuestras biografías van a estar repletas de fotos que parecerán de estudio y harán que todo el mundo disfrute más aún compartiendo sus imágenes.

    ¿Acción o reacción?, supongo que no lo sabremos hasta que haya pasado algo más de tiempo, puede que facebook planeara comprar Instagram hace varios meses y consiguiera evitar filtraciones…, o puede que no. Que le hayan visto las orejas al lobo con los 100 millones de usuarios de Google+ en menos de un año…

    ¿Tú qué piensas?, ¿facebook ataca o se defiende?

    Hablamos…